Es conveniente que mi hijo utilice andadera ?

Ratio:  / 0
La andadera se diseñó para ayudar a caminar a todos aquellos pacientes que NUNCA lo lograrían en forma independiente. Posteriormente su utilidad se desvirtúo y se convirtió en un instrumento para ayudar a la madre en el cuidado de su niño, mientras realiza otras actividades, esto provocó que el uso de la andadera se difundiera rápidamente.
En la actualidad el empleo de la andadera se justifica por su aparente utilidad para que el niño adquiera la habilidad de caminar, razonamiento fundado con bases falsas.


¿A qué edad puedo poner a mi hijo en la andadera ?
En ningún momento. Si su hijo tiene un desarrollo normal, es decir, que logre las actividades y las habilidades que correspondan a su edad, no requiere de ningún aditamento para auxiliar sus capacidades. Es mejor guiarlo en su desarrollo a través de la estimulación que le brinde la oportunidad de una movilidad libre y segura.
¿Por qué se recomienda la en un niño andadera sano?
El uso de la andadera se recomienda por costumbre y en muchas de las ocasiones porque se desconocen los efectos adversos que produce.
¿Afecta negativamente a mi hijo el uso de la andadera ?
Sí, como ya habíamos mencionado un niño que tiene un desarrollo motor normal no requiere de ningún instrumento para lograr que camine en forma independiente, cuando utiliza la andadera el desarrollo del niño se altera y nos percatamos de ello, ya que los cambios suelen ser mínimos, pero repercuten negativamente en la adquisición de otras habilidades del desarrollo temprano e incluso en las actividades escolares.
¿Cómo le afecta?
Muchas madres acostumbran poner a su hijo en la andadera antes que logre sentarse solo, es decir que tenga un buen equilibrio en su tronco, esto ocasionará que el niño sufra el riesgo de caerse y lesionarse seriamente, y sus reflejos de defensa anteriores y laterales con los brazos se desarrollarán en forma deficiente. Estos reflejos se adquieren junto con la habilidad del niño para sentarse y consisten en la colocación rápida de los brazos con los codos extendidos cuando es arrojado hacia adelante o a los lados, evitando así que se caiga y se golpee en la cara o en la cabeza con el suelo.
Cuando el niño logra un equilibrio de tronco completo comienza a arrastrarse y después gatea en forma alterna, estas actividades le permiten fortalecer sus reflejos de defensa, fortalecer sus músculos para desarrollar un buen equilibrio de pie e iniciar el reflejo de braceo necesario para mantener un adecuado equilibrio al caminar. Si un niño es colocado en una andadera durante esa etapa, el gateo no se desarrollará y cuando camine será torpe.
Una vez que el niño logre adoptar la posición de pie con ayuda, se recomienda con frecuencia que utilice la andadera para que camine rápidamente de manera independiente, sin embargo, ello le producirá debilidad en los músculos de sus brazos y tronco, será incapaz de balancear sus brazos en forma alterna y requerirá de muy poco esfuerzo para mantener el equilibrio en posición de pie, debido a que la andadera soporte su peso y el niño se apoya en ella. Por otro lado, cuando camina en la, proyecta su tronco hacia adelante y lleva sus piernas hacia atrás, en ocasiones se desplaza en forma lateral, por lo que a pesar de que el niño camina tempranamente no lo hace en forma independiente, adquiere posturas anormales y debilidad muscular que le favorecerá caídas frecuentes una vez que logra la marcha independiente, y tendrá una deficiente coordinación motora que le impedirá ser hábil durante los juegos infantiles, al correr y en las actividades deportivas.

Consejos prácticos:
1. Favorezca el desarrollo norma del su hijo
2. Coloque a su hijo en espacios amplios y limpios, libres de objetos pequeños que puedan llevarse a la boca y donde no tenga el riesgo de caerse o lastimarse.
3. Póngale objetos y juguetes llamativos, invítelo a alcanzarlos mediante el arrastre, como el cocodrilo, una vez que ha logrado sentarse solo.
4. Pase un lienzo por el pecho de su hijo, tome los dos extremos y elévelo 10 ó 15 centímetros del suelo y permita que ponga sus brazos extendidos y rodillas dobladas sobre el suelo. Elévelo y desciéndalo por intervalos intentando que soporte su propio peso. Estimúlelo para que se desplace, colocando juguetes llamativos fuera de su alcance.
5. Acuéstelo boca abajo, coloque su mano izquierda extendida bajo el pecho del niño y luego elévelo hasta lograr que el niño se ponga en posición de gato, coloque su dedo índice en la parte media del tórax del niño, balancee su cuerpo hacia adelante y atrás.
6. Cuando su hijo logre gatear con destreza, déjelo sentado frente a un mueble firme y coloque sobre él algunos juguetes llamativos, de tal manera que los pueda ver, invítelo a que se levante del piso con ayuda del mueble y que intente mantenerse de pie para alcanzar los juguetes.
7. Coloque al niño agarrado del borde de una silla, déle un palito cilíndrico de aproximadamente 20 centímetro de largo y 5 centímetros de diámetro, jale el objeto para que camine agarrado del mismo, una vez que lo logre, cambie el objeto por una cobija.
8. Coloque un pañal por las axilas del niño, sosténgalo por las puntas, empújelo suavemente sobre su espalda e impúlselo a dar un paso hacia adelante a la vez que le ofrece seguridad y confianza.
9. Estimule al niño a dar pasos por sí mismo ofreciéndole un juguete u objeto llamativo (como su biberón) a cierta distancia), para que trate de alcanzarlo.
Lo más importante es que el niño sea guiado y estimulado por sus padres, para que con ello su desarrollo este enriquecido con confianza y seguridad.
Si tiene dudas con respecto al desarrollo de su hijo o la forma de estimularlo, acuda a su pediatra o a un médico rehabilitador con experiencia pediátrica

Catalina Cuéllar Lara
Jefe de Servicio de Terapias
del Departamento de Rehabilitación


Mi hijo/a puede estar sufriendo anorexia

Ratio:  / 0

Este trastorno del comportamiento alimentario afecta a nueve chicas por cada chico. ¿Cómo detectarla y reaccionar? Existen algunas pistas para tratarla.

¿Qué es la anorexia?

La anorexia consiste en un rechazo a la comida y una pérdida progresiva del apetito. Es una enfermedad que afecta sobre todo a adolescentes, en el momento de la pubertad.

La anorexia puede provocar una fatiga intensa, presión de las vértebras debida a una alteración de los huesos, debilitación muscular, caída del cabello, problemas dentales y modificación del funcionamiento del cerebro.

Leer más...

Mi hijo/a puede estar sufriendo anorexia

Ratio:  / 0

Este trastorno del comportamiento alimentario afecta a nueve chicas por cada chico. ¿Cómo detectarla y reaccionar? Existen algunas pistas para tratarla.

¿Qué es la anorexia?

La anorexia consiste en un rechazo a la comida y una pérdida progresiva del apetito. Es una enfermedad que afecta sobre todo a adolescentes, en el momento de la pubertad.

La anorexia puede provocar una fatiga intensa, presión de las vértebras debida a una alteración de los huesos, debilitación muscular, caída del cabello, problemas dentales y modificación del funcionamiento del cerebro.

Leer más...

Prevención del cáncer de cuello uterino en las mujeres jóvenes: Lo que debo saber

Ratio:  / 1

Esta información sobre la vacuna anti-VPH, como parte de la prevención del cáncer de cuello uterino, concierne especialmente a las mujeres jóvenes entre 12 y 26 años.

¿Cómo puede un virus causar cáncer de cuello de útero?

Leer más...

Los niños, la influenza y la vacuna

Ratio:  / 0

La influenza es peligrosa en los niños

En los niños, la influenza es más peligrosa que el resfriado común. Cada año, muchos niños se enferman con la influenza estacional; algunos de estas enfermedades provocan la muerte.

  • Habitualmente, los niños necesitan atención médica a causa de la influenza, especialmente antes de que cumplan 5 años.
  • Las complicaciones graves por la influenza son más comunes en niños menores de 2 años.
  • Los niños con problemas de salud crónicos como asma, diabetes y trastornos del cerebro o del sistema nervioso tienen un alto riesgo de desarrollar complicaciones graves a causa de la influenza.
  • Cada año, un promedio de 20,000 niños menores de 5 son hospitalizados debido a complicaciones por el virus de la influenza.
  • Las temporadas de influenza varían en severidad, no obstante, algunos niños mueren por influenza cada año. Durante la temporada de influenza 2013-2014, se registraron más de 100 casos de muerte de niños a causa de la influenza. Se dispone de más información acerca de las muertes de niños ocurridas desde la temporada 2004-2005 enla aplicación web interactiva sobre muertes de niños.

La mejor manera de proteger a sus niños de la influenza es vacunarlos cada año.

La vacuna contra la influenza estacional lo protege contra los virus de influenza que, según las investigaciones, serán los más comunes la próxima temporada. Las vacunas contra la influenza tradicionales (llamadas vacunas trivalentes) están fabricadas para brindar protección contra los tres virus de la influenza: un virus de la influenza A (H1N1), un virus de la influenza A (H3N2) y un virus de la influenza B. Además, hay vacunas hechas para brindar protección contra los cuatro virus de la influenza (llamadas vacunas "tetravalentes"). Estas vacunas brindan protección contra los mismos tres virus que la vacuna trivalente más un virus de la influenza B.

¿Qué tipos de vacunas contra la influenza se encuentran disponibles para niños?

  • La vacuna trivalente contra la influenza protege contra tres virus de la influenza; dos virus de la influenza A y un virus de la influenza B. Estarán disponibles las siguientes vacunas trivalentes contra la influenza:
  • La vacuna tetravalente contra la influenza protege contra cuatro virus de la influenza; dos virus de la influenza A y dos virus de la influenza B. Están disponibles las siguientes vacunas tetravalentes contra la influenza:
    • una vacuna tetravalente en dosis estándar. Una marca ha sido aprobada para usarla en personas a partir de los 6 meses de vida en adelante mientras que otras marcas están aprobadas para su uso en personas a partir de los 3 años de edad.
    • una dosis estándar de la vacuna tetravalente en atomizador nasal, aprobada para personas sanas*, no embarazadas, de entre 2 y 49 años (recomendada especialmente para niños sanos de 2 a 8 años apenas esté disponible; no hay contraindicaciones ni precauciones).

A partir de la temporada 2014-2015, los CDC recomiendan usar la vacuna en atomizador nasal (LAIV) en niños sanos* de 2 a 8 años, apenas esté disponible siempre y cuando al niño no le hayan dado contraindicaciones o precauciones relacionadas con esta vacuna. Estudios recientes demuestran que la vacuna contra la influenza en atomizador nasal puede tener una mejor eficacia que la vacuna inyectable contra la influenza en niños más pequeños. Sin embargo, si la vacuna en atomizador nasal no está disponible de inmediato y la vacuna inyectable contra la influenza sí lo está, los niños de 2 a 8 años deben recibir esta última. No demore la vacunación por buscar la vacuna contra la influenza en atomizador nasal. Para obtener más información sobre las nuevas recomendaciones de los CDC, consulte Vacuna contra la influenza en atomizador nasal en niños de 2 a 8 años o losMMWR: Recomendaciones sobre la vacuna contra la influenza 2014-2015.

(En este caso, el término *"sano" hace referencia a los niños de 2 a 8 años que no presentan ninguna afección médica subyacente que los predisponga a desarrollar complicaciones por la influenza).

Hay una lista completa de las vacunas contra la influenza que están disponibles para la temporada 2014-15 que se puede obtener en el sitio web de los CDC sobre la influenza.

El proveedor de servicios de salud de su hijo sabrá qué vacunas son las adecuadas para el menor.

  • Los CDC recomiendan que todas las personas de 6 meses en adelante se vacunen contra la influenza estacional.
    Tenga en cuenta que la vacunación es fundamental para determinadas personas que corren alto riesgo o han estado en contacto cercano con personas con alto riesgo. Esto incluye niños con un alto riesgo de desarrollar complicaciones por la influenza y los adultos que están en contacto cercano con ellos.

Para obtener una lista completa de aquellas personas con alto riesgo, visite Personas con alto riesgo de desarrollar complicaciones por la influenza.

Hay instrucciones especiales para la vacunación de niños de 6 meses a 8 años

Algunos niños de 6 meses a 8 años de edad requieren dos dosis de la vacuna contra la influenza. Los niños de este grupo etario que reciben la vacuna por primera vez y algunos niños que hayan recibido previamente la vacuna contra la influenza, necesitarán dos dosis. El proveedor de servicios de saludpuede recomendarle dos dosis para su hijo/a.

El virus de la influenza H1N1 2009 que provocó la pandemia de influenza H1N1 del 2009 continúa en circulación. A la vacuna contra la influenza estacional se le agregó un virus similar al H1N1 de 2009 a partir de la temporada de influenza 2010-2011. Esto significa que los niños que no recibieron la vacuna contra la influenza H1N1 2009 en 2009-2010, o una vacuna contra la influenza estacional en 2010-2011 o más adelante, no estarán completamente protegidos contra el virus de la influenza H1N1 2009 hasta que reciban dos dosis de la vacuna contra la influenza de 2014-2015.

La primera dosis debe administrarse tan pronto como la vacuna esté disponible.

La segunda dosis debe administrarse una vez transcurridos al menos 28 días de la primera dosis. La primera dosis "prepara" al sistema inmunitario; la segunda, ofrece protección inmunológica. Los niños que sólo reciben una dosis de la vacuna cuando necesitan dos pueden tener protección reducida o ninguna protección con sólo una dosis de la vacuna contra la influenza.

Si su hijo necesita dos dosis, comience el proceso temprano. Esto garantizará que su hijo esté protegido antes de que la influenza comience a circular en su comunidad.

Asegúrese de que su hijo reciba una segunda dosis si necesita una. La protección suele activarse aproximadamente dos semanas después de la segunda dosis.

Las recomendaciones sobre el control y la prevención de la influenza se publican todos los años, a finales del verano o principios del otoño. Las recomendaciones existentes están disponibles en Recursos de vacunación contra la influenza estacional para profesionales de la salud. Las recomendaciones actualizadas para la temporada 2014-2015, incluida la recomendación actual sobre el uso preferecial de la vacuna en atomizador nasal en niños sanos de 2 a 8 años, están disponibles en el sitio web de los CDC.

Algunos niños tienen un alto riesgo.

Los niños que corren mayor riesgo de sufrir complicaciones graves relacionadas con la influenza incluyen los siguientes:

  1. Niños menores de 6 meses
    Estos niños son demasiado pequeños para ser vacunados. La mejor manera de protegerlos es asegurarse de que las personas que los rodean reciban la vacuna
  2. Niños de 6 meses hasta su 5º aniversario
    Se estima que por año en los Estados Unidos se hospitalizan más de 20,000 niños1 menores de 5 años a causa de la influenza. Incluso los niños en este grupo etario quienes son sanos tienen riesgos simplemente debido a su edad. Además, los niños de 2 años hasta que cumplen 5 años tienen más posibilidades que los niños mayores sanos de que los lleven al médico, un centro de atención de urgencias o a una sala de emergencia por influenza. Para proteger su salud, se deben vacunar a todos los niños de 6 meses en adelante todos los años. Vacunar los niños pequeños, sus familias y otros cuidadores puede contribuir a evitar que ellos se enfermen.

    1Thompson W, Shay D, J, Weintraub E, et al. Influenza-Associated Hospitalization in the United States. JAMA 2004; 292 (11):1333-1340.

  3. Niños de la comunidad indígena estadounidense o nativos de Alaska
    Estos niños son más propensos a sufrir enfermedades graves por la influenza que como consecuencia deriven en la hospitalización o incluso la muerte.2,3

    2CDC. Muertes relacionadas con la pandemia de influenza A (H1N1) 2009 en nativos de Alaska/tribus indígenas de Estados Unidos - 12 estados, 2009. Informe semanal de morbilidad y mortalidad (MMWR). 2009;58(48);1341-1344.
    3CDC. Prevención y control de la influenza con vacunas: Recomendaciones del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP), 2010. MMWR. 2010; 59(No.RR-8).

  4. Los niños de 6 meses a 18 años de edad con problemas de salud crónicos, incluyendo:
    • Asma
    • Enfermedades neurológicas y del neurodesarrollo [incluyendo trastornos del cerebro, la médula espinal, el nervio periférico y los músculos tales como parálisis cerebral, epilepsia (trastornos convulsivos), accidentes cerebrovasculares, discapacidad intelectual (retraso mental), retraso en el desarrollo de moderado a grave, distrofia muscular o lesión de la médula espinal].
    • Enfermedades pulmonares crónicas (como enfermedad pulmonar obstructiva crónica [COPD] y fibrosis quística)
    • Enfermedad cardíaca (como enfermedad cardíaca congénita, insuficiencia cardíaca congestiva y enfermedad de la arteria coronaria)
    • Trastornos sanguíneos (como anemia falciforme)
    • Trastornos endocrinos (como diabetes mellitus)
    • Afecciones renales
    • Enfermedades del hígado
    • Trastornos metabólicos (como trastornos metabólicos congénitos y trastornos mitocondriales)
    • sistema inmunitario debilitado debido a una enfermedad o medicamento (como personas con VIH o SIDA, o cáncer, o aquellas personas en tratamiento con esteroides por enfermedades crónicas) y
    • Niños que están recibiendo una terapia a largo plazo a base de aspirinas

Los niños deberían vacunarse todas las temporadas de influenza

Los niños deberían vacunarse todas las temporadas de influenza para recibir la mejor protección contra la influenza. En el caso de los niños que necesitan dos dosis de la vacuna contra la influenza, la primera dosis deberían recibirla cuanto antes, apenas comienza la temporada. Para otros niños, se recomienda vacunarlos tan pronto la vacuna contra la influenza esté disponible, lo ideal es antes de octubre. No obstante, aunque se vacunen más tarde, la vacuna les brindará protección siempre y cuando los virus de la influenza estén en circulación. Aunque pueden aparecer brotes de influenza estacional en octubre, el período de mayor actividad de la influenza suele ser enero o más tarde. Como el desarrollo de anticuerpos para proteger contra la infección por virus de la influenza demora aproximadamente dos semanas a partir de la vacunación, lo mejor es que las personas se vacunen para estar protegidas antes de que la influenza comience a circular en su comunidad.

*"Sano" designa a personas que no tengan un trastorno médico subyacente que las predisponga a complicaciones de la influenza.

Gripe (influenza) ¿Qué es la gripe?

Ratio:  / 0

La influenza, también denominada gripe, es una infección causada por un virus. La gripe afecta las vías respiratorias y causa síntomas similares a los síntomas del resfrío. Algunas veces puede resultar difícil explicar la diferencia entre gripe y resfrío sin un examen. Los síntomas de la gripe tienden a ser peores que los síntomas del resfrío.

Leer más...